¿CUÁNTO QUIERES GANAR? Parte 3

Cómo les prometí la semana pasada, hoy vamos a seguir hablando un poquito más sobre ¿Cuánto quieres ganar?, finanzas y su importancia para tu negocio.


El dinero es una parte importante en nuestras vidas, no se nos debe considerar ambiciosas si queremos tenerlo y trabajamos duro por ello.


Tanto si eres empleada como si eres emprendedora el dinero importa, porque determina:


Si eres empleada:

  • El tipo de trabajo que buscarás

  • El tipo de trabajo que aceptarás

  • Cuánto trabajarás

  • Horas extras que trabajarás o si te tienes que buscar otro trabajo complementario.

  • Que tan competitivo va a ser tu curriculum.

  • Cuan satisfecha te sentirás con tu vida profesional.

  • Si continúas o renuncias.

Si quieres ganar un sueldo de $4,000 dólares al mes. El tipo de trabajo que busques, aceptes, horas de trabajo y curriculum, serán determinante.


En cambio, si eres emprendedora el dinero determina también otras cosas importantes.



Como puedes ver, y saber hace muchos años, El DINERO SI IMPORTA, pero además de importar, el dinero determina qué hacemos, cómo lo hacemos y qué resultados esperamos.

Si te decidiste a emprender o a buscar el trabajo de tus sueños, tienes que determinar cuánto quieres ganar o por lo menos cuánto necesitas para sobrevivir.



El dinero te sirve y funciona para:

  • Comer

  • Comprar ropa

  • Comprar un vehículo

  • Pagar el alquiler o la hipoteca

  • Educación

  • Si te enfermas pagar el doctor, clínica y medicinas

  • Pagar las cuentas

  • Pagar las facturas (luz, agua, teléfono, internet, etc.)

  • Pagar los viajes y vacaciones

  • Hacer crecer tu empresa

  • Ahorros e inversiones

  • Crearte un plan de jubilación

  • Hacer donaciones o ayudar alguna institución

  • Ayudar a tu familia

  • Darle a tus hijos, un techo, alimento y educación.

  • Financiar tus actividades de ocio y entretenimiento.

  • Dormir tranquila en la noche (no hay cosa que quite más el sueño que un problema económico)

Si marcaste más de 1 en la lista. Bienvenida, necesitas dinero en tu vida.

Entonces,


¿Cuánto quieres ganar anualmente, mensualmente, semanalmente, diariamente y por hora?

¿Cuántas horas quieres trabajar y cuántas horas quieres descansar?


Una vez que tengas estas dos preguntas respondidas te darás cuenta que no puedes continuar regalando tu trabajo y rebajando su valor real.


¿Te pagan lo que mereces?


El dinero es definitivamente un tema sensible, por lo que cuando se puede determinar con claridad de donde proviene el costo de tu producto y/o servicio será más fácil para ti defender tus precios frente a tus clientes y a la vez tu cliente sentirá la confianza y respetará tus precios.


¿Por qué tenemos que cobrar por lo que hacemos?


Cuando pagas por algo obtienes mayor valor que si fuera GRATIS.


Al hacer una inversión financiera en algo, tu (comprador), pasas a invertir más personalmente en la compra. Así que al cobrar por los productos y servicios que proporcionas, en realidad estas ayudando a que el comprador (cliente) reciba más valor a cambio.


Y por supuesto, que a todos nos gustan los regalos y lo gratis. Pero si ofrecemos nuestro producto o servicio de forma gratuita, esto nos llevará a que cuando decidamos cobrar realmente lo que cuesta nuestro producto o servicio el cliente espere mucho más de nosotros, ya que ahora está pagando el precio real por algo que en algún momento le diste gratuitamente o con un gran descuento.


Bless The Mess es una marca de dos amigas españolas (Elisabeth y Andrea) que estudiaron diseño de moda y crean chaquetas básicas con toques étnicos.



Ellas describen sus piezas como únicas, son producidas en pequeñas cantidades. Son originales, estilosas y versátiles ya que las puedes llevar con un vestido largo de Saint Laurent para una fiesta, como con unos boyfriends jeans rotos y balerinas para un look más casual. Cada chaqueta tiene un coste entre 245 euros y 335 euros.


Bless The Mess no tienen los mejores precios. Su propuesta de valor es basada en diseño. Basta entrar a sus tiendas para quererlo todo. Su valor entra por los ojos.


Y tus productos y servicios ¿Cuánto cuestan?


Llego la hora de poner precio, uno de los temas más complicados, porque quieres ganar, pero no quieres espantar. El precio es una parte de tu mercadeo porque comunica algo sobre el valor, a tus potenciales clientes.


EL PRECIO COMUNICA EL VALOR DE TU TIEMPO, EL VALOR DE TUS MATERIALES, EL VALOR DE TUS HABILIDADES Y PROFESIONALIDAD.


Tu producto no puede ser igual al de los demás. Si quieres triunfar tienes que buscar un valor añadido por difícil que pueda resultar.


El precio del producto o servicio, debe ser proporcional al valor que aporta a tus clientes, y a tus objetivos estratégicos de tu empresa o de tu perfil profesional.

Existen dos formas de poner precio, basado en el valor del producto o servicio o basado en el costo por hora. Te hablaré de cada uno y tú decides cual es la mejor opción para ti:


PRECIOS POR HORA

Entendiendo que el tiempo es dinero, por lo tanto, debes tener claro exactamente lo que vale tú tiempo.

Por ejemplo: si queríamos ganar $ 2,000 dólares al mes. Eso es un promedio de $ 500 dólares / a la semana, $ 100 dólares por día trabajando 5 días a la semana, y poco más de $12,50 dolores por hora para una jornada laboral de 8 horas. Tendrías que cobrar a los clientes un mínimo de $12.50 dólares / hora para cumplir con tu meta mensual de $2,000.00.


PRECIO BASADO EN EL VALOR


Conocer el costo y lo que te cuesta hacer o crear tus productos / servicios es definitivamente importante para fijar los precios, pero que por sí solo no es suficiente.

  • No sólo es el costo de los materiales.

  • El tiempo que se tardó en crear el producto o llevar a cabo el servicio.

  • O el tiempo que se tarda en entregar los artículos al cliente.

Necesitas tomar en cuenta lo siguiente también:

  • Los precios en el mercado de tus productos o servicios (similares), pero tomando en cuenta el tiempo y la experiencia de tu competencia. A más experiencia mayor precio.

  • Detectar qué te diferencia de tu competencia.

  • Determinar el posicionamiento de tu marca en cuestión de precio (exclusivo, bajo coste, precio intermedio para tu cliente)

  • Tener claro quién es tu cliente y su poder adquisitivo.

  • Gastos adicionales: Como desgaste de herramientas, nuevo equipo, gasto trasporte, estudio + experiencia (especialización y nuevos conocimientos), impuestos, etc. Haz una estimación anual.

Si estableces un precio apropiado y alguien intenta negociarlo, debes mantener tu tarifa. Si te sientes bien y seguro sobre tu precio y el valor que ofreces, esto no será difícil.


Si no lo haces, es que no valoras suficientemente lo que haces.


RECOMENDACIONES FINALES:

  • Debes poder justificar el valor a ti misma y a tus clientes, y sentirte cómodo con la cantidad de dinero, sabiendo que lo mereces y que tu producto vale la pena.

  • Debes ganar dinero.

  • Si consideras que en tu sector el rango de precios ya está más o menos establecido y no te encaja, olvídate de competir en precio y siempre aporta valor diferencial. Agrégale algo adicional.

Espero este Post te sea de mucha ayuda para tu empleo o negocio,

No te pierdas la parte final de nuestro post la semana que viene!

Saludos,

Wendy.-

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Contáctanos

¿Tienes preguntas?

Por favor, comparte con nosotros algunos detalles sobre tus dudas y cómo podemos ayudarte, te responderemos lo más pronto posible.

 

hola@disenaloenlinea.com

  • TELEGRAM_edited_edited
  • whatsapp--v1
  • Icono negro Pinterest
  • Icono negro LinkedIn
  • Black Instagram Icon

© Diseñalo en Línea  2014-2021. Todos los derechos reservados. | Desarrollado por Diseñalo en Linea